Segunda mano y estilo de vida vegano

Vamos a hablar de un tema complejo, sobre todo en España. Hablaremos del vintage y de la segunda mano.

Por un lado, están los veganos que dicen: “¡Qué asco llevar la ropa usada! ¡Ni loc@ me pongo aquella ropa sucia! Prefiero comprar ropa sintética u orgánica, que encuentro barata en cualquier tienda”.

En el bando opuesto se posicionan los veganos que están a favor de la segunda mano y explican: “Sí claro, me encanta el vintage, ¡es lo más! No creo que sea correcto promover la producción masiva de prendas, que conlleva sufrimiento humano con su fabricación en condiciones laborales pésimas en África y Asia. Las prendas se esterilizan con productos ecológicos y ya está, ¡como nuevas! Y, además, baratas”.

Los que están en el medio de la discusión, dicen: “Prefiero comprar prendas veganas fabricadas en Europa con condiciones justas de trabajo. La segunda mano no me vuelve loc@, la verdad”.

En muchos países, como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos es muy común la compra de prendas vintage entre personas de cualquier edad.

Sin embargo, en España la segunda mano sigue siendo sinónimo de sucio, de falta de higiene y, sin exagerar, de guarreria. Y, por eso, solo unos pocos jóvenes y los desesperados (lo que no llegan a finales del mes porqué cobran una mierda) se acercan a la segunda mano.

Así va la cosa aquí y, por eso, faltan tiendas vintage y de segunda mano. El rastro, el Mercado de los Motores, la éticamente dudable cadena Humana (véase esto u otros muchos artículos al respecto) y unas pocas tiendas de Malasaña en Madrid…

Desde luego podemos decir que, a pesar de esta escasez por falta de demanda, en la capital tenemos más suerte que en otras ciudades de la península, donde muy poco se encuentra.

¿RossoMargherita qué opina al respecto?

En RossoMargherita compramos ropa vintage y de segunda mano; para nosotros es la única forma de seguir un estilo de vida vegano asequible y sostenible, por lo que se refiere a la ropa.

Aquí van nuestras argumentaciones a favor de la segunda mano.

La ropa vegana nueva es demasiado cara. Es casi imposible con un sueldo de poco más de 1000€ comprar unos zapatos veganos nuevos por 200€, sostenibles sí, pero extremadamente caros (concretamente son estos los precios). La ropa vegana sostenible es desde luego una buena alternativa, aunque creemos que, si no eres rico, podrás permitírtela solo de vez en cuanto (muy de vez en cuanto).

Queremos tranquilizar a los amigos más escépticos y explicarles que el vintage y la segunda mano son, ni más ni menos, sinónimos de reciclaje. ¿Estáis a favor del reciclaje? Pues, entonces es absurdo rechazar la segunda mano. Se recicla la ropa para reducir el consumo masivo de prendas y su fabricación en régimen de esclavitud en países del tercer mundo. Obviamente estamos hablando de ropa libre de cualquier sufrimiento animal, fabricada con materiales de origen vegetal o sintética (nada de pieles, lana y seda).

Su precio barato: Excluyendo las tiendas vintage chic, normalmente la segunda mano es barata y asequible para todos.

Puedes vender las prendas que no usas. Tú también podrás vender o intercambiar la ropa en los establecimientos de segunda mano y seguir reciclando para cuidar del medioambiente.

Comprar de forma fantasiosa y divertida. No se puede negar, la búsqueda de la prenda y del accesorio perfecto, al menor precio posible, es una práctica entretenida. La segunda mano es, desde luego, divertida y ecológica.

¿Qué esperas? Recicla y acércate a la segunda mano, el planeta te lo agradecerá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *